lunes, 16 de junio de 2014

“Sacrificarse” por el “bienestar” de los hijos.

Estar en la cruz por segunda vez,
                    O
Ejercer de abuelos  y padres,
         Sea cuándo sea,
            Es decir,
En cualquier momento,
     Hora de cada día:
 Desayuno, cena, esto es,
   Sentarse a la mesa a comer
                  O
Dejar de hacer en la vejez,
 Aquéllo que no pudiste,
Cuándo estabas-muy-ocupado.
……….
Ello supuso, en este caso,
Más o menos concreto
   Unos cinco o seis años,
 Desde el inicio, durante
 Incluso, después:   
No poder conectar la radio,
Televisión, conectar
Navegar por la WEB,
 Tampoco viajar en coche o tren,
Posponer planes, para después,
Prescindir de la agenda, pues.
..              
Ni dormir-tranquilo-la siesta,
   Ir a la cama, en general,
 Descansar con tranquilidad,
     En tu propio hogar,
En resumen, estar otra vez,
 Postrado en la "cruz".
.....
  No suelen estos problemas,
    Casi nunca aparecer
 Cuándo dejan a los niños
               Y
 Sus padres, nuestros hijos,
 Van a su respectivo quehacer,
    Más o menos, resolver,
      Cualquier cuestión,
Sea laboral, viajar o entretener.
…….
El verdadero problema se da,
Cuando los papás están presentes,
Durante las horas que compartimos,
-Obviamente-coincidimos todos,
 Ni puedes ejercer de abuelo,
    Al no tener autoridad,
   ¡Mucho menos de padre!
   Qué casi nunca la tuviste
             Y
La abuela tan ocupada
Ir  a la compra, preparar comidas,
Poner la mesa, recoger platos,
Lavadora, fregaplatos, etcétera..
…..
  ¡Algunas veces, colaboran ellos!
       ¡Las menos, claro!
         Sobre todo,
Porque, quien ayuda, en plan serio,
         Es el abuelo,
 A la vista de la comodidad de los hijos,
          Aunque, últimamente, él,
    Se viene haciendo el sordo,
Harto está-ya-de ofrecerse siempre.
...
A continuación varios ejemplos,
  A pesar de que dichoss supuestos,
No son-ni mucho-menos los peores,
Estos quedan en completa reserva,
    Los que siguen,
Son para-simplemente-ilustrar,
Tan encocorado y aburrido asunto,
  Por tanto, un día cualquiera,
      Le pregunté,
Estando presente su compañera o mujer,
Los hijos de ambos y el hermano Manuel,
                 También,
Aún faltaba por incorporarse a la mesa
         El ama de la casa, la abuela,
Del otro amigo, de nuestro gran amigo peruano.
………..
Al amigo de mi amigo peruano:
¿Ha terminado-ya-el programa de monólogos?
….
  ¡No,  pero he tenido que  apagar  la “tele”!
Los niños se distraen y no terminan de comer.
 El día anterior, el motivo no eran  los niños,
    Se trataba-precisamente-de él,
 Fue minutos antes de ponernos a comer,
Estando casi todos sentados en la mesa,
Le dije:
              ¡Alfonso!
¿Cómo es qué-ya-has empezado a comer?
   ¿No ves qué, no estás solo?
    Aún, la señora de la casa,
      No ha terminado,
Algunas cosas  faltan por traer,
             Para que todos
  Iniciemos la toma de alimentos.
………
          La verdad, ayer,
        ¡Alfonso!    
        Cierto, muy cierto es:
Cumpliste treinta y cinco años,
                 Y
  No es menos cierto que,
Los niños-siempre-comen antes.
…….
¿Qué ocurre, contigo?
    En pocos segundos,
¿Has perdido la educación?
         O sea que,
De los treinta y cinco cumplidos:
       Acabas de  extraviar
 Más o menos treinta y tres:
      ¡Ya te has servido!
                   Y
      ¡Estás comiendo!
Por lo que vemos,
¡Deprisa y corriendo!
¿Tanto tienes que hacer?
....
    ¡Increíble!
 ¡Alfonso!
Como hubiese comentado aquél:
       ¿Sí no lo veo?
¡No lo hubiera podido creer!
        …….
 Cuándo les “toque” a ellos:
 Pareja de profesores o doctores
 Licenciados “pos-modernos”
   ¡Se van a enterar!
Aunque los abuelos-obviamente-
  No estaremos aquí,
Sin realizar demasiado esfuerzo
    Nos lo podemos imaginar
           Además,
 Este asunto por lo que se ve,
Se lleve mucho o está de moda,
¡Pero cierto-muy-cierto es!
     ¡No tiene solución!
      Así es la vida,
Esta es-sin dudar-la cuestión

http://isaespi.blogspot.com.es/2012/08/dioses-de-antano-mejor-olvidarse-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario