viernes, 27 de junio de 2014

Los pies en el suelo, cerca, muy cerca de la mar.

¿Qué es lo qué-realmente-queréis?
       ¡Qué lo blanco!
 ¡Lo termine viendo negro!
               O
 Que llegue a creer que,
  Lo que, para mí, está claro,
    Muy claro, lo perciba,
 Al revés o su contrario.
….
  ¿En qué estáis empeñados?
       Que al final,
  Tenga que daros la razón,
Cuando en casi toda discusión,
     Admita, sin más,
Responder ¡Sí!
Cuando creo-sin dudar-
  ¡Qué es no!
....
¡Hasta ahí podríamos llegar!
   Cada cuál, opinará,
Lo que-sinceramente-piense
  Aunque, pocos o muchos,
   Crean que no.
  ...
En principio, la razón:
La llevará un sólo señor:
   El único dueño:
A quién llamamos “tiempo” (*)
….
   ¡Lo siento!
  Pero, podrá ser,
   -Obviamente-
   ¡Sí u no!
 ¿No es esto lo natural?
 …
Pensáis y creéis:
 Muy mal,
Ya que-sin dudar-
Para casi todos vos,
El poco cuerdo o errado
Casi-siempre-soy yo.
…..
¡Jamás llegaréis!
¡ Ni a medio aprehender!
 ¡Qué los poco cuerdos!
   En realidad sois,
  Casi todos vos
            O
Cuándo menos estáis, 
Como así os comportáis,
Como perfectos bolos.
………
Me recordáis a aquél ebrio,
Que al tropezar con el sereno(**)
      Este último,
 Al darle las buenas noches,
 En tono cortes le comentó:
¡Le noto igual que otras noches!
¿Algo mareado? ¿Verdad?
  A lo que, el  nada sereno,
Con cara de enfadado, le contestó:
       ¿Quién yo?
   ¿Crees qué-voy-borracho?
          ¡Eh!
       ¡Pues no!
           Y
  Señalando con el dedo,
  Le increpó ¿Y tú?
 ¿Qué haces con tantas llaves?
   Sí-sólo-tendrás que abrir
   La puerta de tú casa.
         ……..
Entrado ya en el portal,
Medio tragándose la lengua,
   Volviéndose hacia él,
   Con cierta dificultad,
 Muy acalorado, añadió:
  ¡Tú sí que estás borracho!
            Y
  ¡Deja a la gente en paz!
     Que por no saber,
  No conoces a los que salen,
  Tampoco quienes entran
        Menos,
La llave que debes utilizar.

Con los pies en el suelo, cerca muy cerca de la mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario