martes, 29 de abril de 2014

Hasta la eternidad, en linda poesía.

¡Lo has conseguido!
 Como poca gente,
  Logró cosa igual.
       ¡Por fin!
 Con vuestra ayuda,
 Hemos podido convertir,
   Imponer la verdad,
        Sobre tanta
  Maldad  o falsedad,
          Es decir,         
  Transformarlo todo,
     En bella poesía,
            Y
   Algo, algo  más.
   Aquélla maldición,
   Extraña enfermedad,
   Con vuestra lucha y tesón,
         Ha quedado,
         A su final
    En una gran suerte,
      ¡Por supuesto!
 También, para Don Julián.
……
      Desde ahora,
  Gracias a vos madre
  Viviré, soñaré feliz.
…….
    En realidad,   
 Ella nunca existió
    Ni existirá.
    ...
    Esperaréis alegres,
    Sin ella volveré,
        ¡Esta vez!
   Hasta la eternidad.
….
     Llegaré sólo,
    Ni siquiera vendrá,
   Esa otra que llaman,
  “Guadaña o muerte”.
           …
     ¡Díselo a Julián!
   ¡Qué inmensa alegría!
         Para nos,
    ¡Qué poca cordura!
      La de los demás,
   Aunque pensaran algo,
    Ellos, ni siquiera sabían,
      ¿De qué trataba?
       Menos ¿Qué es?
             Y
      ¿Dónde está?
       …
       Todo ha pasado,
        Ahora es, será
         ¡Linda poesía!
                Y
   Mucha, muchísima felicidad
       Un beso para ti,
    Otro  para Don Julián,
     ¡Nos vemos mañana!
      ¡Hasta pronto!
Notas, referencias o enlaces:
“Rememora Delegge las palabras de Charles Mackay, periodista y poeta escocés, que publicó en 1841 “Memoirs of extraordinary popular desilusions, and the madnes of crowds” (“Memorias de extraordinarias ilusiones y de la locura de las multitudes”).Este autor explicaba las denominadas “manías” o estupideces multitudinarias. “Dijo Mackay que: “los hombres piensan como rebaños. Se vuelven locos en manada, pero cuando uno recupera de la turbación sus sentidos, el resto lo va haciendo uno a uno”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario