viernes, 31 de agosto de 2012

El cartón de mi vecino y una urgencia inesperada.

¡Qué cartón!
¡Como el de mi muñeca!
Así le dijo a su madre:
Cuando era una niña:
Mi vecina Cristina:
¡Que cartón lleva!
Encima de la cabeza,
Nuestro vecino mamá.
.....
¡Hija! A eso se le llama:
Estar calvo, tener calvicie.
¡Ya, mamá!
Pero es que lo tiene igual,
Qué mi muñeca ¿Te acuerdas?
Se quedó sin melena,
Al estar todo el día,
Conmigo en la piscina.
…..
  Unos cuántos años después,
En el centro de urgencia,
A través del altavoz, se escuchó: 
¡Por favor!
¡Doctor acuda a cuarta planta!
¡Tiene una urgencia en sala 12!
………..
Al instante llegó la doctora,
Con la rapidez  habitual,
Dispuesta y segura-como siempre-
En este caso, lo habitual,
Fue-precisamente-lo raro, la novedad.
Allí estaba él, parecía inconsciente,
Pálido algo asustado, un señor mayor,
Parecía tranquilo, la vista fija en el techo.
¡Hola!
¿Cómo se encuentra?
….
¿Creo que bien?
¡Dentro de lo regular, claro!
......
¡Sí, vamos a verle!
¿Cuál es su nombre?
......
Me llamo Francisco o Paco,
Pero me gusta más,
Qué me llamen “Paco-me”
..
¡Aunque a decir verdad!
Doctora: ¿Si es posible?
Me llama usted como antaño:
El vecino del cartón,
De niña te parecía,
Que encima de la cabeza,
Llevaba eso en lugar de pelo.
……
¡Por favor!
¡Manténgase quieto!
¡No está usted para bromas!
... 
 ¿Qué no?
¿Sí me voy al otro barrio?
¡Me quedaré totalmente calvo!
¡No quiero llegar llorando!
….
¡Vale, vale, pero no se mueva!
….
¡Gracias! Doctora confío en usted,
Después de esta reparación,
Me dejará como antes ¿Verdad?
Brillante el cartón, reluciente la cabeza,
Mucho mejor el corazón.
...
Cuándo lo comentes,
Con los señores ex_ bebeuveas,
¡No se lo van a creer!
 ¡Se partirán de la risa!
……
¡Doctora! ¿Tan raro me ves?
¿Qué no me recuerdas?
¿Fui tú vecino? ¿Será posible?
¿Estaré soñando otra vez?
…..
¡Fíjate que-hasta-recuerdo!
A un cocinero en Gandia,
Que usaba la misma camiseta,
Todos los días. Tú madre decía,
Que no se la quitaba ni para dormir,
¡Claro, así estaba de rica la paella!
¡Tenía un sabor el arroz!
...
¡Relájese, por favor!
¡Cállese que le pongo una dosis mayor!
...
¡No Cris, sí me tengo que callar!
¡Prefiero morirme ya!
 ¿Vale?
¡Ah, mañana, me despiertas pronto!
Tengo que ir a pasear al parque,
¡Qué  poco veo ahora! 
¡Abre la ventana Cris!
.....
http://guiahombres.com/pros-y-contras-de-la-calvicie-masculina/

No hay comentarios:

Publicar un comentario