domingo, 1 de julio de 2012

El curso de la vida de estos terrícolas, humanos seres.

El curso de la vida
¡Perfecto!
Armónico y poético
Obra maravillosa
No cualquier maestro,
Sería capaz de crear algo mejor a esto,
Incluso de  superarlo, si cabe,
Ni quiera, un poco más.
¿Es posible haya sido creado por Dios?
¡No necesariamente!
¿Habrá sido diseñado por un vulgar mortal?
¿Simplemente, ha surgido de la nada?
¡Qué mas da, pues no viene al caso!
¡No importa quién haya sido el creador!
¡Es igual, el mundo ha sido creado!
Ya tenemos  bastantes  problemas
Con tratar de mejorarlo, de conocerlo
Para que complicarse más
El tratar de  averiguar, quién fue,
Pues no es esto lo importante,
¡Lo principal, es que aquí está!
Por lo que se trata de averiguar
¡Ya! o lo antes posible,
O dentro de mil años, quizás,
¿Qué es esto y cómo funciona?
Lo de sí existe un dios creador o no,
Mejor lo dejamos para conocerlo,
El fin de semana que viene,
Qué tendremos más tiempo,
Ya que entre la semana,
Estamos muy ocupados, en eso,
Que llaman trabajar,
O hacer mucho “el indio”,
Lo que hace la mayoría de los habitantes de este planeta, tan especial o más bien “raro”.
……
¿Y la Madre Naturaleza?
¡Tan bella!
Muy generosa Ella
En esta sí que merece la pena,
Romperse la cabeza en averiguar más cosas,
De esta hermosa y natural Señora.
..
¿El “homo sapiens”?
¡Éste si que tiene “miga”!
Él mismo-sigue-con tal “despiste”,
No sabe, quién es, en realidad,
Continúa dando "palos de ciego",
A diestro y siniestro, por demás,
Conoce mucho,  todo lo que le rodea,
Y  a veces, la mayoría de ellas, no recuerda,
¡Ni su nombre!
Tampoco a lo que se dedica,
 ¿Qué fue, lo que realmente?
Le  sucedió antes de ayer,
¡Y no le preguntes!
Qué es lo que tiene o le interesa hacer,
Pues seguro, no lo sabe bien ni él.
Para hacer cualquier tarea,
Tiene que errar, probar, repetir,
Una y otra vez,
¡Así hasta más de cien!
A esta forma de vivir en el planeta no le falta de nada, a veces, resulta que necesita de todo aquello que no le sirve, pero que lo busca con tanta ansiedad, que en la mayoría de las  ocasiones, nunca lo encuentra, perdiéndose en una nube que-únicamente-existió en su pensamiento.

Desde el nacimiento del ser humano, los que se mantienen vivos-la mayoría mueren antes de nacer-pues los supervivientes terminan su  corta o larga vida, sin excepción, mueren o desaparecen no dejando apenas rastro del transcurso de su existencia.
Precisamente, lo de morir, si o sí, resulta de lo más interesante, por lo que esta ley natural que-obviamente-se aplica al final, dado que “todo bicho viviente”, se marcha de este mundo, sin haber “despertado” ni un solo momento para “percatarse” saber en el lugar donde ha desarrollado su “existencia” por llamarlo de alguna manera.
No obstante, lo anterior, hace unos años, me comentaban unos amigos, en una charla sobre esto:
La gente tiene que despertar”, querían decir, que los individuos o el ser "humano”, aisladamente considerado debe de conocerse asimismo, darse cuenta de cuál es  la sociedad  en la que vive,  cuál es en la que –realmente- le conviene vivir o donde puede desarrollar su verdadera personalidad”

Asimismo,argumentaban: La vida moderna, muy desarrollada, ahoga al individuo, anestesiándole la mente, lo creativo, valores personales de todo individuo quedan relegados a un segundo plano, quedando la persona reducida a una máquina viviente,  no pensante.
Una herramienta humana muy productiva, rentable y práctica lo más similar a un vulgar “robot”, quedando  él individuo como una  mera y difusa sombra de si mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario