domingo, 6 de mayo de 2012

Reverendo Martin, ¡Perdóname! ¿No sé porque, les hablé así?


(*) Martín: Hace unos días, hable con alguna gente, les pregunte, si comprendían-en todos sus términos-tus bellas palabras:
            Al unísono, contestaron:
¡Sí! 
……
Al instante, respondí:

¡NO! ¡TOTALMENTE, NO!
……..

¿POR QUÉ?
………

 Me increparon algunos.

……….

¡Perdóname Martin! (*)

¿Si, hubieras estado allí?

Estimado Reverendo,

¿No sé, porqué?

Les hablé así:
"..............
..............
..............
.............."
No tenía ningún derecho a hacerlo,
Puesto que-hoy-me he dado cuenta, de que soy
-igual-de indiferente o  incluso más,
Que ellos,
Puesto que, si entiendo, exactamente,
En todos-sus términos-
Tus sinceras palabras.
.............
¡Lo siento, Martin!
A partir de hoy, debiera ser 
Menos indiferente, más comprometido,
Porque, lo que es-hasta ahora-
No he sido nada válido, para la buena gente,
Aquella que-además-no es indiferente.
..........
¡Buenas noches!
 Martin, espero por mi bien,
Poder volver a ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario